Mi parto en casa

¿POR DÓNDE EMPIEZO?

 

“¡¡Aaaaaahhh QUE ALEGRÍA!!”

O el “”Aaaah que MIEDO ME DA!!”

 

¡Fue una gran experiencia indudablemente! ¡¡Y me faltan palabras!!

1. ¿Por que quería dar a luz en casa?

Por muchas razones:

  • Primero, ¡porque era un sueño!

O al menos antes de descubrirlo sabía que era algo muy importante para mi.

  • Por mi profesión, que confia en la inteligencia innata del cuerpo. El cuerpo es muy sabio. Desde siempre he querido trabajar como quiropráctica, más precisamente desde mis 10 años: Del dolor a cumplir un sueño. Así que para mi es claramente una forma de vivir que de confiar en que la

“SALUD VIENE DE DENTRO”

          y que hay una fuerza más grande que nosotros que sabe como el cuerpo ha de funcionar.

  • Por mis estudios y los seminarios atendidos, sabía (mi sensación interior sabía) que lo mejor, lo más respetable era tener mi bebe en casa.
  • Ya hice mi disertación de fin de estudios de Doctora en Quiropráctica sobre el estudio de los partos instrumentalizados o dirigidos.
  • Quería tener una atención super sobre medida para poder actuar de la manera más adaptada posible. Al tener la misma comadrona de Zéro a Fin me daba más confianza, más comodidad y serenidad.
  • Por mi consciencia corporal muy desarrollada (Experiencia en Dansa Modern Jazz, Contemporánea desde los 4 años, Salsa, Yoga Iyengar, Hatha yoga, Integración Somato Respiratoria, Quiropráctica, Lenguaje corporal…) confiaba en mi cuerpo.
  • Por querer CONFIAR PLENAMENTE en mi INTUICIÓN, entregarme, perderme en la conexión con este momento tan especial del parto.
  • Por dejar la cabeza de lado que dice “¿¿¿ Como puede conseguir a salir el bebe por este pequeño agujero???” “¿Seré capaz?” Cuando en realidad millones de mujeres lo han hecho desde siempre… “¿He hecho bien elegir hacerlo en casa?” “¿Será peligroso?” …

… Y CONECTAR con la MADRE TIERRA.

Presentándolo así parece que estaba super convencida… ¡pero no fue el caso!

2. Mis dudas

Para mi primer hijo quise hacerlo en casa y al final después de muchas horas de trabajo tuvimos que ir al hospital donde terminamos con ventosa. La experiencia fue muy buena también pero no fue la deseada.

Para mi segundo bebe, aunque lo quería hacer de nuevo me quedaba con muchos miedos.

¿Seré capaz? ¿Debería hacerlo en el hospital, mejor? 

Es poco habitual en ESPAÑA parir en casa y es una experiencia MUY PERSONAL. Solo tu sabes si es lo que realmente deseas. Así que NADIE te apoya en esta dirección.

Por suerte, las comadronas del CAP salud que me atendieron para mi segundo bebe, tenían muy buenas experiencias con los partos en casa y sobre todo respetaban mucho la elección de cada mujer.

Pero al tener aún incertidumbres en la elección del lugar del parto durante las sesiones de seguimiento del embarazo, la recomendación de las comadronas más lógica podía ser esta:

“Puedes ir al hospital, son muy respetuosos también*”.

*Respetuosos: Significaría respetuosos de tu plan de parto. Por ejemplo tener la luz tenue, poder cambiar de posiciones durante el trabajo del parto, esperar suficiente  tiempo antes de necesitar inducir (según las semanas de embarazo, o después de romper aguas).

De hecho, económicamente, casi descartamos la idea de hacerlo en casa. Porque son 2000 EUROS mínimo y no era nuestro mejor momento económicamente.

Pero me puse tan triste los días siguientes de nuestra elección (de no hacerlo en casa)…

Deje pasar entonces 15 días para reflexionar.

Y un día vi un video que hablaba de “luchar” por sus sueños… Y resonó en mi cuerpo. Sentí que para mi era un sueño el hecho de parir en casa y le tenía que dejar su sitio, probar de vivirlo. Quizás no lo conseguiría pero lo habría intentado.

¡¡SOLO OCURRE 1, 2, 3 veces en tu vida tener bebes!!

No podía tener remordimiento con este momento tan especial que es el nacimiento de mi hija.

¡ASÍ QUE ADELANTE, VAMOS CON LA PREPARACIÓN DEL PARTO EN CASA!

   3. ¿Como elegimos al equipo que nos acompañó?

Por mi estilo de vida, tengo suerte de conocer personas que ya tuvieron a sus hijos en casa.

AYUDA a saber que es posible, lo hace más real.

Pero no cambia el hecho que estas tu sola con tus pensamientos:

“¿Y yo podré hacerlo? ¿Seré capaz?

Para mi primer hijo elegí yo sola mi comadrona privada. Lo hice según mis criterios. Quería alguien que me de confianza, que tenga las mismas referencias, como los de Inglaterra donde el parto en casa es muy común y donde están muy al día con los últimos estudios científicos.

Para mi segundo bebe elegí mi comadrona también según mis criterios y mi FEELING. Pero además tenía suerte estar recomendada por mis amigas. No fue el mismo equipo pero gente que su equipo conocía y me recomendó.

Para mi primer parto, elegí mi comadrona pensando:

Tu me permitirás cumplir con mi deseo de parir en casa.” ” Tu serás mi cabeza”

Tendrás los conocimientos que necesito”

Pero estuve muy en mi cabeza para mi primer parto. Aunque sé conectar muy fácilmente con mi cuerpo, haciendo YOGA, ejercicios de respiración, etc, ese día me costó mucho ESTAR EN MI CUERPO. Solo fue en las ultimas 3 horas de trabajo en casa que escuche realmente mi cuerpo y mi bebe, SU RITMO.

Pero ya era muy tarde, estábamos cansados después de 24 horas sin dormir y sin comer y terminamos en el hospital. Después de 1 hora y media extra de trabajo, mi hijo salió con VENTOSA. Todo fue muy bien, simplemente no fue en casa como deseado.

Para mi segundo parto, elegí mi comadrona pensando:

Quiero parir en casa, veremos si es posible. Quiero que alguien de confianza me supervise, me acompañe.”

“Lo quiero probar, sería un sueño.”

En este momento recupere “mi poder”.

En vez de darlo a mi comadrona, lo mantuve en mis manos. También un hecho muy importante es que era más flexible con las posibles circunstancias: “si puedo esta bien, si no puedo también esta bien, lo habré intentado”.

Leí libros que me guiaron mucho:

EL BEBE ES UN MAMIFERO – MICHEL ODENT

PARIR SIN MIEDO – CONSUELO RUIZ

LOS NUEVE PELDAÑOS – DANIEL MEUROIS Y ANNE GIVAUDAN

BEBES BIEN AJUSTADOS – JENNIFER BARHAM FLOREANI

 

3. Mi preparación:

Ante todo y sobre todo: Alinear mi cabeza con mi corazón.

Mi tripa, mi corazón, mi ideal decía “SI” al parto en casa… Pero mi cabeza tenía muuuuchas incertidumbres y miedos.

Ha sido un largo trabajo.

Después de haber confirmado mis ganas de hacerlo en casa, tal como lo explique en la primera parte del articulo, hacía falta escanear/observar mis diferentes “creencias” con el parto para poder destruir las informaciones negativas en mi cerebro y reinforzar las positivas.

Use afirmaciones positivas y visualizaciones positivas con mi objetivo.

Llegué a ponerme esmalte en las uñas, haciéndome guapa para la llegada de mi hija. Dudé en quitarlo por si a caso, porque no se recomienda en el hospital llevar esmalte. Pero tomé el “riesgo” apostando que lo consiguiera hacer en casa.

Me dije: “Tengo miedo, lo acepto, y voy con el”. Es natural y sabio tener miedo.

También estaremos a la escucha del proceso y nos daremos cuenta sobre la marcha de lo que haga falta hacer (ir al hospital o no). Escucharé a mi hija. Estaré presente en el proceso y disponible.

No tengo nada que demostrar, si puedo lo hacemos en casa y sino también esta bien y agradezco todos los acompañantes en mi proceso. Al contrario con ciertos sitios en el mundo, nosotros tenemos la opción del hospital cerca.

4. En caso de riesgo:

Me dijo la comadrona de mi primer parto que la media de tiempo para ser atendida de forma adecuada en caso de tener una complicación, que estes en el hospital o en casa, es la misma.

Unos 20 minutos aproximadamente representando el tiempo para trasladarte a la sala adecuada, ponerte las vías etc y estar lista para la intervención necesaria.

Si estas en casa, me recomendó que fuéramos por nuestros medios (con nuestro coche en vez de esperar a la ambulancia) y que mientras íbamos  de camino, llamar a la sala de parto explicando todo para que nos esperen preparados.

Para mi, al tener una escucha muy especial del ritmo del parto, permite actuar con antelación y plena seguridad a la hora de elegir otra forma más adecuada de parir (como ir al hospital).

También es muy importante estar relajada, serena. Que no se corte el proceso del parto con cambiar de habitación, de equipo… de ¡¡comadrona!! Para mi era muy importante poder confiar en la misma persona de zéro a fin.

5.Consejos fundamentales para mi durante el trabajo:

  • Que siguiera moviendo la pelvis, las caderas mientras tenía las contracciones. Porque con el dolor, el miedo me cortaba y paraba de mover en mi pelota de PILATES. Esto permite que el bebe se pueda poner espontáneamente en la buena posición.
  • Que descansará entre las contracciones. Agradecer la contracción que acababa de vivir y relajarme, aprovechar, disfrutar la pausa (entre contracciones), en vez de anticipar la próxima pensando: “¡Joder! la que me espera dentro de nada otra vez”…
  • Recuperar el poder: “yo estoy dando luz. Sobre todo es mi bebe quien sabe. Yo intento simplemente dejar las “puertas abiertas”.”
  • Use el mantra del método Hooponopono para aceptar la bajada de mi bebe.
  • En vez de enfocarme en el DOLOR, me enfoque en VISUALIZAR QUE VENÍA MI HIJA. Entonces me vino espontáneamente decir :“Gracias”, “Te quiero”, Ven” mientras sentía la contracción. En el primer parto nos dimos cuenta tarde que en cada contracción cerraba ligeramente las piernas. En el ultimo empujón no dije ni “gracias” ni “te quiero”, dije un buen “PUTAIN!!!” o “¡¡JODER!!” en francés tanto era fuerte ya lo que sentía.

Creo que es todo lo que me apetecía compartir con vosotras/os.

Me encantó vivir esta experiencia. Me siento otra mujer o aún más yo trás tener la fuerza de vivirlo de esta manera tan VERDADERA. En mi trabajo de visualización previo imagine lo que sentiría después de haber cumplido mi meta. Y había dicho que sería un ANTES y un DESPUÉS. Lo es.

Espero os haya gustado y que os ayudé en donde estéis.

Namaste

Eva Martinuzzi

 

Para siempre agradecida con mi equipo de parto: Fabrice Martin http://www.autentiks.com, mi marido y el padre de mis hijos, con CAMILA MARKS mi comadrona y Carolina mi DOULA  https://camillamarks.com/.

Para tener tu cuerpo lo más listo posible, te recomiendo por supuesto durante tu embarazo tener el seguimiento de tu Doctor en Quiropráctica (Doctor of Chiropractic). https://quiropractica-aeq.net/.

 

Quizás te gustará

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *