Del dolor a cumplir un sueño

A los 10 años Eva tuvo un problema importante de la columna lumbar. Se hizo daño practicando el trampolín con una mala caida. No podía ni siquiera aguantar sentada o de pie más de 20 minutos. Tuvó que dejar el Baile unos meses y le pusó muy triste porque era su pasión (y lo sigue siendo).

Por lo tanto empezó su camino para encontrar alguna forma de mejorar y superar ese problema. Le dijeron que tenía un “Doble esguince lumbar y un Disco desplazado”…

Empezó con una Fisioterapeuta y era Osteopata. Le ayudó mucho. Pudó recuperar rápidamente una actividad normal. El dolor aparecía nuevamente solo al estar de pie mucho rato quieta. Por ejemplo, las visitas de Museo, el Shopping más de 1h30 de forma continua le eran imposibles. 

La Osteopatia le llamó mucho la atención. Le gustó esa forma de ayudar a la gente. Un trabajo manual, muy cercano del ser humano y natural sobre todo. Sin embargo no le convencía del todo por el discurso del profesional que le atendió. Para este Doctor, era un trabajo de hombres. Había que estar fuerte para poder “manipular” a los pacientes de forma continua.

Continue Reading